La importancia de una buena fotografía corporativa

La importancia de una buena fotografía corporativa

Hoy quería hablaros de la importancia de una buena fotografía corporativa. Es algo que muchas veces se deja de lado. Creemos que con buenas fotos de producto y de detalle, basta, pero no, ¡error! No nos mostramos por vergüenza, por no parecer egocéntricos o dar la sensación de buscar un protagonismo excesivo. ¡Pero no tiene nada que ver con eso! Quizá no prioricemos la fotografía corporativa porque desconocemos lo mucho que esta puede hacer por nosotros (y os lo prometo, ¡puede hacer mucho!) y lo verdaderamente importante que es. Y por ello, porque creo en ella y en el verdadero valor que tiene y debe dársele, he preparado este post defendiendo la importancia de una buena fotografía corporativa.

Cuando tenemos una marca, sin duda debemos dar lo mejor de nosotros mismos en pro de esa marca. Queremos clientes contentos y satisfechos por todo aquello que les aportemos, por lo que debe ser de diez. Pero… ¿cómo llegan a nosotros? El boca-oreja sigue siendo útil, aunque este tipo de prescripción ha pasado en muchos casos, de las conversaciones de tú a tú, a las recomendaciones vía redes sociales o blogs. Los escenarios han cambiado y por lo tanto, debe hacerlo la comunicación de tu marca.

Vivimos en la era digital y gracias a ella podemos llegar a cientos de personas, comunicando sobre todo aquello que podemos hacer por ese público al que deseamos llegar pero para que éste confíe en nosotros… Debemos generar una relación con ellas basada en la confianza, transparencia y cercanía. Hablarles de tú a tú y para hacerlo, necesitan verte, sí, a ti :).

Una marca debe crear su propio universo en el que cuente sobre su producto y servicio, sus beneficios… pero hablar mucho también de la marca, de quien hay detrás, de los valores que rigen a esa persona y esa marca, de su historia. Mostrarse claro, transparente, directo, cercano y confiable. Se trata de hacerse real, de mostrar que estás ahí, que existes, humanizar tu marca. Y por supuesto para ello necesitas una buena fotografía corporativa. No es suficiente con decirlo y escribirlo. Hay que expresarlo y mostrarlo. Debes mostrarte, dar la cara, enseñar quién eres… ¡Dejar la vergüenza, dejar de esconderte detrás de la pantalla, en muchos casos, y mostrarte!

Las primeras impresiones siempre fueron importantes y sin duda, cuando ofreces un producto o servicio, debes mostrar una imagen pública con la que te sientas cómodo, identificado, que seas tú. Un perfil que se presente cercano para que tus clientes se puedan identificar contigo y quieran que trabajéis juntos. Con esa primera impresión, se debe conseguir que quieran seguir sabiendo de ti y que lo hagan siguiéndote en tu blog, tus redes sociales, en aquellos espacios en los que te comuniques con tu público, para que vean quién eres y cómo trabajas. Generar una relación, un día a día que os vaya acercando hasta generar la suficiente confianza en ellas como para querer que trabajéis juntas. Un día a día que debes trabajar con imágenes de las que se desprenda quién eres tú y tu marca. Tu filosofía, tu esencia.

¿Y cómo conseguir la perfecta fotografía corporativa? Yo personalmente trato de relacionarme en cada cosa que hago, con verdaderos profesionales. Recurrir a quien sabe de aquello para lo que necesito ayuda y alguien que además me genere confianza y con quien me sienta identificada. En una sesión de este tipo, es de suma importancia todo eso para que te puedas sentir lo más relajada posible y mostrarte tal y como eres. Sonreír mirando a cámara de un modo natural, no estar tensa o forzada…

En mi trabajo, trato de, antes de nada, conocer a la persona que fotografiaré. Es imprescindible para transmitir quién es y qué ofrece con su marca consiguiendo imágenes de su estilo y que la representen. Algo en lo que trabajo para crear el mejor universo fotográfico a la medida de cada cliente. Se trata de retratar a esa persona con imágenes coherentes con ella y que generen esa confianza, credibilidad y profesionalidad.

En mi caso, oriento las sesiones a crear una fotografía que tenga que ver con la persona, su marca y la actividad profesional en sí misma; no recomiendo buscar escenarios o situaciones que no tengan ningún tipo de relación porque ¡no tendría ningún sentido! La intención es que conozcan tu realidad y quien eres. La persona se debe mostrar en situaciones parecidas a lo que sería su día a día laboral.

La-importancia-de-una-buena-fotografia-corporativaLa-importancia-de-una-buena-fotografia-corporativaExtraordinaria

Para mí una buena fotografía corporativa debe reunir algunos aspectos básicos como:

  • Escoger bien la localización
  • Seleccionar el estilismo, maquillaje y peinado
  • Disponer de una buena iluminación
  • Tener en cuenta los colores corporativos de la marca, de la web y de su branding
  • Selección de atrezzo. Únicamente si van a aportar algo, no queremos incorporar elementos que no digan nada de su marca

 

Sin duda, una marca va mucho más allá de su logo o textos corporativos. Es todo un mundo, todo un universo que se transmite con palabras, imágenes, signos…Y en plena era de las redes sociales y la comunicación digital, en un mundo tan estético y donde la imagen tiene un peso tan importante, sin duda la fotografía, es una herramienta clave y hay que cuidarla, estudiarla y valorar el peso y la importancia de tener una buena fotografía corporativa.

¡Espero haberos aclarado algunas cosas alrededor de la fotografía corporativa y animaros a que os dejéis ver! Si queréis comentarme o aclarar cualquier cosa, no dudéis en poneros en contacto conmigo. ¡Estaré encantada!

Compartir con


Sin comentarios

Disculpa, los comentarios están cerrados.